miércoles, 19 de abril de 2017

LIFE (2017), de Daniel Espinosa

Un gato comienza su caza dando su cara más amable. Resulta algo conmovedor cuando uno se da cuenta de sus movimientos sinuosos, casi elegantes. Un milagro de vida en medio de la desolación más oscura y profunda. Su instinto no deja de crecer, de aclimatarse antes de empezar a buscar sus presas favoritas. Su inteligencia casi ladina es sospechosa y, a la vez, atrayente. No obstante, cuando enseña sus fauces, los ratones se mueven de un lado para otro, intentando encontrar una salida a la trampa mortal que va tejiendo en cada una de sus carreras. Los gatos son astutos. Los ratones intentan huir como pueden. La ratonera es el espacio perfecto. La naturaleza del enemigo es el instinto depredador.
Hay que tener mucho cuidado con ellos, porque nunca dejan de aprender. Crecen con su instinto, cazan con su tendencia. Tienen paciencia y buscan cuidadosamente las vías por las que se tienen que desplazar. Un gato nunca tropieza con los muebles. Siempre saben dónde agarrarse y cómo tratar a sus víctimas. Solo el engaño podrá ser la burla definitiva. Y, tal vez, el final no sea más que un comienzo. Para desgracia de los pobres ratones.
Si una enorme lata es el escenario y en el exterior solo hay vacío, silencio y un medio absolutamente hostil, el gato no dejará de disfrutar con su acechamiento. Al fin y al cabo, los ratones, como el ser humano, son débiles y sus posibilidades siempre son limitadas por muy inteligentes que puedan llegar a ser. Más que nada porque no aprenden de sus propios errores. El gato, sí. Y esa es el arma definitiva. Esa será la sangre que acabe flotando en gravedad cero si el espacio es todo el entorno. Las pasiones humanas acaban siendo inútiles e, incluso, se convierten en mochilas muy pesadas de llevar. Un ratón no puede moverse bien. Otro tiene algún ratoncito esperándole en algún agujero de la pared. Otro más se siente más cómodo en medio del vacío. Son cebos perfectos para que el gato sacie su sed de destrucción. Al final, esa es su forma de ganarse la vida. Solo necesita la muerte de los demás para seguir disfrutando de sus conquistas vitales. Otra pasión humana.

El director Daniel Espinosa ha dejado de lado sus nerviosismos habituales para contarnos con sobriedad el ambiente de una ratonera sitiada por un gato en mitad del espacio exterior. Para ello, ha sabido construir una intriga más que aceptable, con algunos sustos, buenas situaciones de tensión y algún que otro tópico. Rascando en las paredes se halla el notable aunque algo diluido trabajo de Jake Gyllenhaal y una sabia utilización de esa lata de conservas que acaba siendo el peor lugar del universo. Y es que no es fácil hacerse cargo de un elemento extraño en una situación límite, intentando derribar las fronteras del conocimiento para hallar, por fin, la certeza de que ir más allá también es un desafío a la misma Naturaleza. Esa misma que nos encumbra en nuestra complacencia por los descubrimientos que nunca deberíamos haber hecho. Esa misma que nos susurra al oído que también tenemos que dar algo de nosotros mismos si se quiere derrotar al enemigo invencible. 

6 comentarios:

dexter zgz dijo...

Pues, más astuto que un gato te he visto para pasar por el artículo sin nombrar la palabra "Alien". Fui a ver esta película sin apenas expectativas ni información, yo creía que el homenaje al clásico de Ridley Scott era más sutil y me encontré con que de sutil, nada. Y creo que hay algo forzado en ese intento de homenajear dicho clásico. El comienzo es brillante con esa presentación de personajes, más o menos te vas haciendo una idea de qué pie cojea cada uno, y aunque ves a Jake al principio así algo esquinado sabes que pronto va a ser el que tome las riendas del asunto. Veo mucho de "Gravity" y eso también me alegra, porque parece ser que la película de Cuarón ha vuelto a poner mchas cosas en su sitio y una de ellas es la que intentar que la scifi sea algo más que sea mero entretenimiento.

Y hay buenas ideas, Espinosa maneja bien la cámara consiguiendo planos chulos, haciendo que sintamos la gravedad junto al resto de la expedición. Otra cosa es cómo maneja el suspense, la película es algo previsible, vamos que el final se ve venir de lejos, aunque tiene su aquel. Y la sonrisa y los ojos de Jake pues también siempre son un plus.

En fin, como ya se demostró en "La llegada" también, parece que el futuro es chipirón (y negro como su tinta).

Abrazos marcianos

César Bardés dijo...

No es fácil, como tú bien dices, pasar de puntillas sin hacer referencias a películas que, en buena parte, destapan parte de la trama. Es cierto que el fantasma de "Alien" está muy presente (aunque la criatura tenga sus características propias, bastante alejadas de la criatura de Giger y Rambaldi) y que hay algo de "Gravity" en todo el asunto porque, entre otras cosas, creo que hay un gran acierto de guión y es que se mueva todo el reto por el terreno de la ciencia-ficción "posible" y no por la que es producto de la imaginación (como sí pasaba en "Alien"). Hay algunas buenas ideas, me parece que el final está muy bien (ahí me transporté directamente a "The twilight zone") y que deja un aire desasosegante muy curioso en el espectador después de haberlo pasado tan mal.
En cualquier caso, una película que me parece muy aceptable, con cierta gracia (en algunos momentos, Espinosa maneja el suspense con cierta gracia, especialmente cuando el bicho no está presente. Y sí que baja un poco el nivel cuando sí lo está. En cualquier caso, como digo, una peli más que aceptable.
Abrazos vegetativos.

CARPET_WALLY dijo...

Pues a mi me pareció un bluff con muy poco recorrido, un rato entretenido y muy olvidable.

El suspense no me lo pareció tanto, cada cosa que pasa te la ves venir casi antes de que ocurra y además los giros de guión para que ocurran me parecen lamentables casi desde el principio...(lo de cerrar los conductos de ventilación del laboratorio uno a uno...y siempre aquel en el que se acaba de posar el calamar, es para nota)...

¿"Alien"?, ¿"Gravity"?...¿Ciencia ficción posible?...Bueno, hay cosas que muy posibles no son salvo que las leyes de la física, la naturaleza, la estadística y la probabilidad sean todas supeditadas a la ley de un tal Murphy y todo lo que pueda salir mal saldrá fatal y todo a la vez...

Que se pasa un rato en un rato, si...que haya mucho detrás de una historia que no tiene ninguna sorpresa especial (¿Vistéis algo que no hubierais visto en mil películas de ciencia ficción o no?).

Y si, podemos quedarnos con que Espinosa logra algún buen plano, que transmite la sensación de ingravidez más que correctamente, que no le tiembla el pulso (para sujetar la cámara y poco más). Incluso las interpretaciones tampoco son para tirar cohetes..Jake en su linea habitual últimamente de esos que si pero que lleva un peso dentro y mira torcido aunque se porte bien. La Fergusson que me gustó en "Misión Imposible" aquí sólo pone caras de...menudo marrón.

En fin, que la dí en su momento un 5,5 pero porque estaba eufórico de haber regresado al cine después de la intemerata de tiempo.

Abrazos buscando agua.

César Bardés dijo...

A ver, que no digo que sea la obra maestra de Dios y que, ni mucho menos, vaya a ser una película que vaya a establecer una moda o una corriente a raíz de su estreno. ¿PRevisible? Sí, tal vez. La novedad radica en que se realiza en la EEI, en una nave que existe, que es verdad. ¿Comparamos con la "Nostromo" de "Alien"? Y en que el espacio es mucho más reducido. Es una película aceptable y ya está. No olvidemos que los conductos de ventilación en los que se va a escapar el calamar está motivado porque es un organismo que es pura inteligencia (se llega a describir al principio. Todo su organismo son ojos, son tacto, son sentidos, absorbe información a cada paso que da y, por supuesto, si se le sigue la evolución llega a ser más inteligente que los humanos). Creo que el tema del negro es bastante curioso y que la película alterna con cierta inteligencia muchos tópicos y algún que otro hallazgo (sin llegar a ser estos hallazgos nada del otro jueves). Me pareció entretenida, muy por encima de la media habitual del género de terror que nos suelen despachar, con algunos momentos de cierto suspense. Al hablar de ciencia-ficción posible, evidentemente, hablo de los "aparatos", la parafernalia del entorno, que resulta que todo está descubierto. Incluso pregunté a mi acompañante, biólogo de carrera, si lo de la reanimación celular estaba dentro de lo posible y me dijo que sí, que todo lo que hacían perfectamente lógico. Las interpretaciones son correctas (pocas películas de terror he visto que hayan sido galardonadas con el Oscar a la mejor interpretación) y muy acordes con lo que la película te está contando. Una película correcta y algo por encima de la media. Estoy de acuerdo en ese 5,5.
Abrazos comiendo calamares.

CARPET_WALLY dijo...

Es más inteligente que los humanos desde el principio...no hay ninguna evolución. Y lo de los conductos de ventilación no digo que no sea inteligente el bicho sino que me extraña que haya que ir cerrando uno a uno de forma manual...No tiene sentido.
¡Que te parece curioso del tema del negro? Que la cague por distracción, que sea paralitico y no descubra que el bicho le está chupando la vida porque como Rambo no siente las piernas, yo no veo que sea un personaje muy diferente a otras mil pelis, el científico bien intencionado que muere a mitad de la peli...
Y vale, todo lo que hacen es teóricamente lógico y "posible", pero si algo parece que se arregla, ponemos a un chino loco que le da por intentar abrir una escotilla y provocar un desastre que además casualmente encauza de nuevo a la estación hacia la tierra, no obstante el chino loco antes lo era bastante menos y luego se autoinmola por el bien de los demás...eso si, para nada.

De hecho todos los personajes están dispuestos a morir para salvar a los demás...ninguno duda, ni intenta evitarlo y que se mueran los feos, etc.

La única sorpresa es que un actor como Ryan Reynolds con su tirón y con un personaje algo tópico pero simpático tenga la presencia reservada a un segunda o tercera linea, aunque tampoco es tan extraño, recordemos por ejemplo al entonces encumbrado Chistian Slater en "Cazadores de mentes" o al propio John Hurt en "Alien".

Si, si, las interpretaciones son correctas y punto que no digo yo que se necesite más...aunque quizá Perkins en "Psicosis" o Nicholson en "El resplandor" se lo hubieran merecido, pero te corrijo,aunque quizá Perkins en "Psicosis" o Nicholson en "El resplandor" se lo hubieran merecido, hay muchas más películas de terror con al menos nominaciones de interpretación: desde los clásicos, Frederick March por "El hombre y el monstruo" hasta Hopkins-Lecter de "El silencio de los corderos". pero ha habido nominaciones también a "La semilla del diablo", "El exorcista", "Aliens, el regreso", "Misery" (indiscutible oscar de kathy Bates), "Carrie" (dos nominaciones, actriz principal y de reparto), "El sexto sentido"...

Pero vamos que estamos de acuerdo, entretenida y ya está.

Abrazos flotando

César Bardés dijo...

Pues si no recuerdo mal, el tema de los conductos de ventilación es porque hay un fallo mecánico pero ya me haces dudar.
Sí me parece curioso el tema del negro, entre otras cosas porque estoy convencido de que le deja al bicho que haga su agosto en la pierna. No olvidemos que, de alguna manera, es su padre y casi tiene una relación de amor con él. No es aquél Ash de "Alien" que se fascinaba por una criatura a la que tenía que salvaguardar a cualquier precio para llevarla a los laboratorios de su empresa sino que es un tipo que se maravilla con las evoluciones (el bicho, sí que creo que evoluciona. Recuerda la escena del guante y cómo lo intenta a lo bruto. O cómo sus brazos se abrazan al dedo del negro lo que me lleva al planteamiento de si el bicho es malo por sí solo o si, por el contrario, lo que hacen es cabrearle con la reanimación eléctrica).
Me resulta también muy sorprendente lo de Ryan Reynolds porque resulta un actor de campanillas, anunciado en el tercer lugar del reparto y es el primero que cae. Sí, es verdad, John Hurt también tenía una cierta fama en "Alien" pero su papel tenía bastante más recorrido, tenía más escenas, más lucimiento. Aquí Reynolds (es verdad, su papel es algo tópico) apenas tiene un par de escenas y andando.
Sin duda, nominaciones ha habido para todos los géneros. Es cierto que la que más se acerca a la denominación de película de terror en sí misma es el Oscar a Kathy Bates por "Misery". En el caso de Hopkins con "El silencio de los corderos"...llámame loco, pero es que es una película a la que tengo más por suspense que por terror. En ambos casos, por cierto, un terror posibilista. De todas formas, y dándote la razón...creo que en ambos casos se está jugando en otra liga.
Abrazos al vacío.